El uso diario de las gafas produce un desgaste, especialmente en las lentes, si no se efectúa un correcto mantenimiento. Tus gafas no solo deben lucir bonitas en tu rostro, también debes poder ver muy bien a través de ellas.

En tu día a día, las lentes por diversas circunstancias pueden ensuciarse o mancharse. Muchas personas lo primero que hacen es utilizar alguna prenda de la ropa que llevan puesta en ese momento para limpiarse. Ese es un error muy común y que perjudica gravemente a los cristales, ya que el tejido de la ropa o los pañuelos de papel, también empleados en estos casos, suelen depositar partículas de polvo en las lentes provocando micro arañazos.

¿Cómo debemos limpiar las lentes?

Desde Óptica Candilas le aconsejamos que nunca limpie los cristales con agua caliente, ya que puede afectar a los tratamientos antivaho y antireflejo,  en su lugar hágalo con agua fría. El agua permitirá limpiar de polvo las lentes. Posteriormente podrá emplear spray limpiador o toallitas húmedas. En caso de no disponer de ninguno de estos productos, evite emplear disolvente, alcohol o cualquier otro líquido de limpieza ya que existe el riesgo de que el cristal se vuelva opaco. Lo correcto es optar por usar agua y jabón neutro. Aplique una pequeña cantidad de jabón y frote con delicadeza con las yemas de los dedos.

Si quisiéramos hacer una limpieza de monturas, le aconsejamos que no utilice productos agresivos, podemos emplear agua tibia con poca presión y con jabón neutro.

El secado es igual de importante que el uso de las citadas toallitas o spray. Para ello se debe usar una microfibra suave. Con estos simples pasos evitaremos que los cristales se rayen y deban reemplazarse.

Una vez concluye el uso diario de sus gafas no debe dejarlas en cualquier lugar, ni tampoco de cualquier forma. En Óptica Candilas siempre entregamos las gafas con un estuche rígido, es ahí donde debe guardarlas.

¿Qué debemos evitar?

Una vez tenemos limpios los cristales y guardados en el estuche tampoco debemos colocarlo en cualquier lugar. Tanto las gafas como el estuche donde la hemos depositado no deben estar expuestos a altas temperaturas, por tanto, en verano no se recomienda que en estas condiciones se guarde en la guantera del vehículo o en lugares como saunas o spas.

En ocasiones puede suceder que no dispongamos del estuche de gafas, en ese caso coloque las gafas sobre los cristales, ni en ningún otro sitio que pueda dañar los cristales o la lente.

Desde Óptica Candilas contamos con profesionales que le podrán asesorar sobre el cuidado de las lentes y las gafas, así como aconsejar sobre el producto más adecuado, así como valorar el grado de daño que haya podido sufrir su gafa o lente, en caso de un mal uso o accidente.