Los jóvenes se exponen a niveles de ruidos excesivos que provocan la pérdida de audición

Los jóvenes se exponen a niveles de ruidos excesivos que provocan la pérdida de audición

Es un problema que afecta a la mayor parte de los jóvenes canarios, las principales causas son: la asistencia a conciertos, la música alta en los locales de ocio, el uso excesivo de dispositivos electrónicos, a niveles entre 80 y 85 decibelios, muy superiores a los recomendados por los expertos, provocan la pérdida progresiva auditiva, por ruido excesivo.

Los Otorrinos advierten que el hábito de escuchar música a niveles muy elevados, el uso de auriculares y otros dispositivos electrónicos está provocando que la pérdida auditiva asociada a la edad, se adelante 20 años antes de lo habitual (sobre los 40 años), generando la pérdida de calidad de vida y Salud, es por esta razón que los expertos demandan soluciones al gobierno para limitar el volumen de este tipo de dispositivos, frente al ruido.

¿Como detectar si tu hijo sufre pérdida de audición?

  • Dificultad para seguir una conversación en ambientes ruidosos.
  • Si tu hijo sufre de zumbidos (tinitus) persistentes, tras escuchar música a un volumen elevado, durante un largo período de tiempo.
  • Presentar dificultad para escuchar voces bajas, sonidos naturales e incluso el tono del teléfono o el timbre de la puerta.
  • Solicitar a nuestro interlocutor que repita lo que ha dicho.
  • Necesidad de mirar a nuestro interlocutor de frente para leerle los labios.
  • Concentrarse para poder escuchar una conversación.
  • Dificultad para percibir ciertas letras, como pueden ser “s”,”t” o “f” que se confunden o pierden fuerza al pronunciar “u”, “a” y “o”.

Lo recomendable es no escuchar música más de 60 minutos al día y no superar el 60% del volumen que permiten los dispositivos electrónicos. También es importante hacer visitas rutinarias a nuestro centro auditivo para hacer un test y comprobar que todo está bien.

Los niños o adolescentes deberán ser evaluados en su proceso de crecimiento para determinar si presentan algún tipo de patología o dificultad. Esta revisión debería de realizarse:

Recién nacido: se le somete a una prueba que se denomina Tamiz neonatal, que sirve para detectar problemas de audición y con la que se puede identificar si el bebé tiene algún tipo de Hipoacusia.

A lo largo de la adolescencia se recomienda hacer una revisión cada tres años desde los 10 años hasta los 21, donde se realizará una prueba que consistirá en hacer escuchar al adolescente una serie de señales acústicas a distinto volumen a través de unos audífonos para comprobar que puede diferenciarlos.

En los peores casos, desde que un usuario es consciente que no oye bien hasta que acude a su médico o especialista, la pérdida auditiva puede ser grave o Muy grave, generando un perjuicio para el usuario, por no haber hecho una buena prevención en salud.

Por | 2017-11-28T15:34:05+00:00 28 de noviembre de 2017|Audiología|Sin comentarios

Deje su comentario